Cine accesible: cuando las tecnologías se convierten en una extensión de los ojos

16-mar-2020

A Leyla Arrieta le encanta el cine, pese a su discapacidad visual ella hoy disfruta del séptimo arte como espectadora y creadora gracias a las TIC. Conozca su historia.

La vida de Leylan Arrieta ha cambiado de rumbo muchas veces. La primera, cuando empezó a perder la visión; la segunda, en el momento que decidió salir de la soledad a la que ella misma se sometió a causa de su enfermedad; y la tercera, cuando las tecnologías se convirtieron en una extensión de sus ojos.

En su infancia, Arrieta fue diagnosticada con retinosis pigmentaria, una enfermedad ocular hereditaria y degenerativa, que la llevó a perder la visión completamente hace quince años. Después de esto, muchas cosas dejaron de interesarle; sin embargo, poco a poco y con la ayuda de familiares y amigos encontró nuevas motivaciones.

Arrieta ha estudiado cursos relacionados con ventas, mercadeo y técnicas de expresión. Se graduó en 2015 de tecnología en gestión administrativa y, como ella misma lo define, es una amante de las ventas. Por ello, desde el año pasado abrió una cuenta en Instagram (https://bit.ly/2w0bAFz) en la que publica fotos de las artesanías que fabrica.

"Las personas con discapacidad visual hoy podemos manejar tanto el computador como el celular con JAWS, que es un lector que te va diciendo lo que está en la pantalla, lo que hoy me permite tener todas las redes sociales", comenta Leyla.

JAWS es uno de los software que pone a disposición de las personas ciegas el Ministerio TIC a través del programa ConverTIC, este, junto con Zoom Text, un magnificador de pantalla, facilitan el uso autónomo de computadores y celulares por parte de las personas con discapacidad visual.

"Yo hago y diseño accesorios en cinta de tela, abrí mi página en Instagram y allí subo las creaciones que realizo, que son principalmente pulseras o aretes. A través de las redes sociales, realizo la mayoría de las ventas, bien sea por Instagram o WhatsApp, pues ahí es donde pongo mis publicaciones y las personas hacen los pedidos", explica Arrieta.

Leyla vive en Cartagena con dos de sus hermanas, sus dos sobrinos y uno de sus cuñados. En casa se mantiene activa, cocina, lava la ropa y está pendiente de los niños desde que eran pequeños.

"Leyla sabe usar el celular mejor que yo, es muy hábil con la tecnología y conoce perfectamente cómo publicar en todas las redes sociales. Yo la admiro mucho por ser así. Si esa discapacidad la tuviera yo, no tendría las habilidades que ella tiene", cuenta Ginna Arrieta, la hermana mayor de Leyla.

Gracias a la tecnología, Leyla también ha encontrado una nueva pasión: el cine. Los últimos sábados de cada mes cumple una cita que se ha vuelto imperdible para ella. "Después de que quedé ciega las idas a cine se acabaron porque no era tan placentero. En algún momento la película se queda en silencio y uno no sabía qué estaba pasando. Se pierde el interés. Así que la audiodescripción es algo increíble, con este proyecto de Cine Para Todos, volvimos a cine", relata.

Leyla Arrieta es una de las miles de personas en Colombia beneficiadas con Cine Para Todos, un programa del Ministerio TIC con el que la magia del cine se acerca a las personas con discapacidad.

Con esta iniciativa de cine incluyente se proyectan películas con las herramientas de accesibilidad necesarias para las personas con discapacidad visual, auditiva y cognitiva. Las películas utilizan recursos de audio descripción, lengua de señas y subtítulado especial.

Además, Cine Para Todos cuenta con una App gratuita para tabletas y smartphones, tanto para sistemas Android como iOS, que permite vivir la experiencia del cine accesible desde casa.

Este acercamiento al séptimo arte, además de devolverle su gusto por el cine, ha despertado en Leyla el interés por la creación cinematográfica. Fue así como en 2019 con un grupo de amigos con discapacidad visual se presentó a la convocatoria SmarTIC del Ministerio TIC y el Festival Smart Films.

"Cuando salimos a la calle las personas que no tienen discapacidad hacen muchas preguntas por desconocimiento, porque tú no sabes de lo que es capaz una persona con discapacidad hasta que no tienes contacto con ella. Nos ven muchas veces como inútiles, que no podemos hacer nada porque no vemos o no escuchamos. Pero no es así, somos personas totalmente capaces", relata.

La tecnología le ha servido a Leyla para estudiar, disfrutar de opciones de entretenimiento, darse a conocer, explorar sus capacidades y, sobre todo, para perseguir sus sueños. "Quisiera tener mi propia empresa para generar empleo y ayudar a otras personas también con discapacidad y seguir demostrando que somos personas normales", concluye.

Redes sociales

Síguenos en